En muchas ocasiones  centramos todos nuestros esfuerzos en conseguir una decoración perfecta  escogiendo el mobiliario fundamental de cada estancia,  pero no prestamos atención que los pequeños detalles son los que marcan la diferencia en la decoración de interiores.

Uno de los elementos que se suelen utilizar para conseguir estos pequeños detalles son los cuadros, puesto que dan un toque artístico, glamuroso y personal a la casa.

Estaréis pensando que colocar cuadros es una tarea muy sencilla, pero nada más lejos de la realidad, no todos los cuadros quedan bien en todas las estancias ni todos se pueden colocar de la misma forma, por ello a continuación os mostramos cómo colocar cuadros y que éstos queden con estilo.

Si estás buscando decorar tu hogar, en Muebles Luis Miguel disponemos de un amplio catálogo de cuadros.

Cómo colocar cuadros con gusto

Antes de escoger un cuadro o ponernos a taladrar la pared para colocarlo debemos tener en cuenta diferentes elementos para asegurarnos que lo vamos a colocar en el lugar idóneo y de la forma correcta.  Para ello se deben de seguir las siguientes pautas:

Escoge el área a colocar

Lo primero que nos tiene que quedar claro es que todos los cuadros no se pueden colocar en cualquier zona, por lo que debemos escoger muy bien la zona en donde queremos colocar el cuadro.

Es importante saber que si colocamos el cuadro en una pared colorida debemos colocar un marco determinado que quede bien con el cuadro para que éste haga de transición entre el color de la pared y el cuadro y así conseguir que quede bien.

Asimismo, si colocamos una composición de cuadros en forma vertical conseguiremos que el área de una sensación de amplitud y de techos altos. Por el contrario, si colocamos una composición de forma horizontal  daremos a la estancia una sensación de más longitud, por ello se suelen poner en los pasillos.

Evita la saturación

Aunque los cuadros sean un elemento esencial para marcar la diferencia en la decoración de interiores, no nos tenemos que volver locos y colocar muchos, es mejor tener pocos focos de atención en este sentido.

Por ejemplo, no es aconsejable colocar en una misma pared muchos cuadros, ya que saturaremos la estancia y conseguiremos el efecto contrario a lo que buscamos. No obstante, si lo que deseas es colocar en una pared un mural de cuadros debes atender a más factores como el color y la simetría entre ellos.

Ten en cuenta la altura

Una de las reglas que se deben seguir siempre si queremos colocar un cuadro es que la altura en la que lo coloquemos no puede ser indiferente, sino que siempre tiene que colocarse a la altura de los ojos de la persona que lo observar , ni muy alto y ni muy bajo.

colocar cuadros con gusto

En caso de colocar varios cuadros, el importante o el que queremos que destaque tiene que cumplir esta regla. Además, en la composición de cuadros siempre se debe seguir una coherencia en cuanto a la altura y todos los  cuadros deben ser simétricos.

En caso de querer colocar el cuadro encima de un mueble es recomendable que esté mas cerca del mueble que del techo.

Elige una temática

Si quieres colocar cuadros en una estancia pero no tienes  muy claro que cuadros escoger para que queden bien y en sintonía entre sí, te recomendamos que escojas todos los cuadros de una misma temática, así conseguirás que se siga una misma línea decorativa.

Formas de colocar cuadros

Una vez tenemos claros todos los puntos anteriores, os vamos a explicar formas estilosas de colocación de los cuadros.

El más común es colocar un solo cuadro en la pared. En este caso, es muy sencillo, solo tendremos que seguir las pautas anteriormente señaladas. No obstante, actualmente hay muchas formas de colocar los cuadros y cada vez más se escogen composiciones de varios cuadros.

En caso de escoger crear una composición debemos señalar que es muy importante tener en cuenta el espacio entre los cuadros. Nunca debemos colocar los cuadros juntos, sino que tiene que haber una separación entre ellos. Cuanto más grande sea el cuadro más distancia tiene que haber con el resto.

Composición en tres en raya

Esta composición es una de las más utilizadas hoy en día en la decoración de interiores sobre todo encima de los sofás.

La  composición en tres en raya consiste en poner 9 cuadros colocados como en una cuadricula.  Si optamos  por este tipo de decoración es muy importante que tengamos presente que todos los marcos deben ser iguales para conseguir así una simetría perfecta.

Estilo Petersburgo

Sin duda este estilo de colocar cuadros es uno de los más originales y arriesgados. Consiste en colocar muchos cuadros en una misma pared de diferentes tamaños , formas y marcos

Composición en trío vertical

Si lo que buscas es el orden, que los techos parezcan más altos y colocar menos cuadros que en la composición anterior, os recomendamos colocar tres cuadros  verticales seguidos  a la misma altura.

Tipo  tablero

Para colocar varios cuadros  pequeños  rectangulares o cuadrados es aconsejable colocarnos en forma de tablero uno encima de otro.

Crea formas geométricas

Otra forma de colocar los cuadros con estilo es colocarnos de la forma tradicional, pero que entre ellos se cree una forma geométrica. Este tipo de composición suele quedar muy bien pero se necesita mucha organización para que quede bien.

Composición a dos ritmos

Un estilo un poco más desenfadado y  moderno es escoger  8 cuadros, 4 de un tamaño y alargado  y 4 de otro tamaño más pequeño y cuadrado.  Ambas clases de cuadros se deben colocar aleatoriamente entre ellos y buscando  armonía entre sí.

Apoyados en la pared

Otra forma sofisticada, original y moderna de colocar un cuadro es no colgarlo. En este caso se escoge un mueble o un estante y se coloca encima de éste un cuadro apoyado en la pared.

Este tipo de decoración es todo un acierto, puesto que al no estar colgado en la pared tiene mucha más disponibilidad para poderlo llevar a cualquier zona y probar donde queda mejor o en el caso de cansarnos de verlo en un sitio poder cambiarlo.

Colgar los cuadros de una forma no convencional

Por último os traemos una forma de colocar los cuadros que es muy novedosa y estilosa. Esta técnica consiste en escoger una rama de árbol, colocarla en la pared y colgar de ella los cuadros que queramos colocar.

Es importante que los cuadros o fotografías que escojamos tengan relación y tengan armonía entre ellos.